Instituto Nacional del TORAX

Arritmia

¿Qué son las arritmias?

También conocidas como disrritmias, ritmos cardiacos anormales, bradicardia o taquicardia, las arritmias son un trastorno de la frecuencia o ritmo cardiaco. Cuando los latidos son demasiado rápidos, se hablará de taquicardia. Si son demasiado lentos, se les llamará badricardia. Las arritmias también se pueden presentar como un patrón irregular de los latidos cardiácos.

Las arritmias se producen por una falla en el sistema de conducción eléctrica del corazón. Dependiendo del lugar del sistema de conducción eléctrica donde se produzca la falla, será el tipo de arritmia.

Los orígenes de una taquicardia o bradicardia son varios, siendo algunos los siguientes:

  • Desequilibrios en la química sanguínea, como niveles anormales de potasio
  • Miocardiopatía, que significa cambios o daño en el músculo cardiaco
  • Insuficiencia cardiaca
  • Glándula tiroides hiperactiva
  • Infarto previo
  • El uso o abuso de algunas sustancias o fármacos tales como anfetaminas, cafeína, cocaína, medicamentos psicotrópicos, entre otros

Los síntomas pueden presentarse como:

  • Dolor en la zona del tórax
  • Desmayos
  • Latidos cardiacos demasiado rápidos, demasiado lentos o intermitentes
  • Mareos, vértigo
  • Palidez
  • Dificultad para respirar

¿Cómo se puede diagnosticar?

En caso que su médico sospeche que usted sufre de arritmia, puede auscultar su corazón y tomarle la presión. Además, puede solicitarle alguno de los siguientes exámenes:

  • Monitoreo cardiaco ambulatorio, llamado también monitoreo Holter
  • Angiografía coronaria
  • Electrocardiograma
  • Ecocardiografía
  • Estudios electrofisiológicos

¿Cómo se tratan las arritmias?

En caso que su arritmia sea seria, deberá someterse a un tratamiento urgente para reestablecer su ritmo a la normalidad. Puede que sea necesario que se someta a los siguientes tratamientos:

  • Terapia de shock eléctrico (Desfibrilador o cardioversión)
  • Implantación de un marcapasos temporal para interrumpir la arritmia
  • Medicamentos suministrados vía intravenosa
  • Ablación cardiaca

Algunos de los medicamentos usados para impedir la arritmia, pueden tener efectos secundarios y no todas las arritmias responden bien al tratamiento. En los casos de personas con un alto riesgo de muerte cardiaca súbita, puede ser necesario implantar un desfibrilador que permita una rápida respuesta ante un ataque de taquicardia ventricular o fibrilación ventricular potencialmente mortales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *