Instituto Nacional del TORAX

¿Cómo enfrentar el estrés de marzo?

Nuestra Psicooncóloga de la Unidad de Cuidados Paliativos del Instituto Nacional del Tórax (INT), Carolina Masson, nos entrega algunas recomendaciones para enfrentar este nuevo inicio de año académico y laboral.

 

No hay plazo que no se cumpla… y llegó marzo. Las vacaciones empiezan a quedar en el recuerdo y las rutinas de trabajo o estudio aparecen nuevamente: los niños al colegio, los jóvenes a la universidad y nosotros al trabajo. Pero además del ánimo para partir una nueva etapa, es relevante encontrar formas para protegerse del estrés y de las enfermedades típicas de estas fechas (resfríos, infecciones estomacales, etc.).

Entrevistamos a la Psicooncóloga de la Unidad de Cuidados Paliativos del Instituto Nacional del Tórax (INT), Carolina Masson, para que nos diera algunas recomendaciones de cómo tomar este nuevo ciclo: “Para todos, sin importar la edad, marzo es considerado estresante, ya que se vuelve a la rutina y comienzan nuevos retos y actividades. Sin embargo, hay que ser positivos y organizar una rutina estructurada, donde además de los deberes hayan espacios para estar con amigos, la familia, la pareja, etc., en distintas instancias”.

¿Qué hacer? 

La profesional entregó algunas recomendaciones para sobrellevar marzo: “Hacer deporte, caminar al aire libre, ir al cine, estar con amigos, salir a comer, leer, escuchar música y hacer yoga, son algunas de las actividades que ayudan, ya que nos permiten quebrar la rutina. Además, como tenemos horarios y jornadas extensas, los niños requieren de contención, momentos de juego y compartir con la familia. Por eso la sugerencia es que, si bien en la semana se hace complejo tener espacios de ocio, generarlos por lo menos los fines de semanas. Jugar con los hijos, conversar con la pareja antes de acostarse y ajustar nuestros tiempos también son factores protectores”, añadió.

Carolina advierte también sobre lo importante que es no sobrepasar nuestras capacidades: “Cuando esto pasa, nos encontramos con una situación de riesgo, ya que estamos propensos a generar alguna enfermedad de depresión, estrés, trastornos ansiosos o relacionados; también podemos enfermarnos físicamente, y si no nos hacemos cargo de eso, esto puede ir en aumento”. Y finaliza: “Lo importante es aprender de las experiencias, ellas nos muestran cómo poder hacerlo, cómo enfrentar este año, qué cosas podemos mejorar y erradicar los errores de años anteriores”.