Instituto Nacional del TORAX

Monitoreo en forma remota de pacientes con falla cardiaca ya es una realidad en el sistema público

El proyecto es impulsado por el Instituto Nacional del Tórax, y en su fase inicial beneficiará a 60 personas que tengan implantados dispositivos cardiacos.

Permitirá, además, entregar informes clínicos las 24 horas, reducir riesgos en traslado y disminuir costos para el sistema de salud.  

Cuando la tecnología y la salud se unen, los resultados pueden ser sorprendentes. Este es uno de los casos, y que beneficiará a los usuarios del sistema público de salud. Un proyecto presentado por el Instituto Nacional del Tórax para monitorear en línea y a distancia a aquellos pacientes con problemas cardiacos que tienen implantados dispositivos de desfribrilación y resincronización.

“Hasta antes de este proyecto, nuestros pacientes tenían que desplazarse desde zonas alejadas como Iquique, Arica, Isla de Pascua o Punta Arenas a nuestro instituto, para controles periódicos de sus dispositivos. Esto, además, no representaba una oportunidad médica ya que la información monitoreada ya había ocurrido. Gracias a este proyecto vamos a saber, día a día, cómo están funcionando los dispositivos y con ello la salud de nuestros pacientes”, explicó Pablo Gacitúa, director del Instituto Nacional del Tórax.

El programa piloto partió con un grupo de pacientes que viven en Iquique. Este miércoles se realizó una video-conferencia con médicos cardiólogos y pacientes de esa región para conocer el estado del proyecto. “Estamos muy satisfechos, principalmente porque acá hay beneficio social para los pacientes y sus familias, relacionados con el tiempo y los esfuerzos económicos asociados al traslado” agrega Gacitúa.

El doctor Rodolfo Oyarzún, coordinador de la Unidad de Arritmia del Tórax, explica que los pacientes con dispositivos de estimulación cardiaca deben controlarse en forma regular tras el implante. Ahora con la incorporación de esta tecnología “nuestros pacientes recibirán un equipo a través del cual recibiremos información diaria del tratamiento y el estado de los dispositivos sin moverse de su casa”, un explica Oyarzún.

Director Pablo Gacitúa y el dotor Rodolfo Oyarzún en video conferencia con médicos y pacientes de Iquique, para conocer estado y experiencia del proyecto de monitoreo remoto.

¿Cómo funciona el monitoreo remoto?

El acceso a los informes de dispositivos de diagnóstico y a las notificaciones están disponibles las 24 horas del día en un sitio web especializado y en una aplicación móvil, proporcionándole al médico la información que necesita para realizar las mejoras o correcciones del tratamiento de forma inmediata.

Los datos y el procesamiento de información se realiza sin la necesidad del desplazamiento del paciente hacia el centro asistencial, lo que se vuelve de vital importancia en individuos que viven en zonas aisladas, más aun considerando la geografía de nuestro país y las implicancias económicas que estos desplazamientos tienen en las familias y en el mismo sistema prestador de servicios.

 ¿Qué beneficios trae este proyecto?

 Coloca al paciente en el centro del cuidado de la salud, y en materia de resultados significa:

  • Disminuir los reingresos en un 10% en pacientes que han implantado un desfibrilador-resincronizador.
  • Disminuir los choques inapropiados en un 40% en pacientes que han implantado un desfibrilador (unicameral y bicameral).
  • Disminuir en un 15% la congestión del centro hospitalario para los pacientes de ambos grupos.

La iniciativa recoge el interés de FONASA de desarrollar un proyecto de salud innovador, que signifique beneficios reales para los pacientes con enfermedades cardíacas que parecen un deterioro en su calidad de vida. Este piloto permitirá contar con la información y experiencia necesarias para el tratamiento de trastornos de la conducción y arritmias mediante el uso de terapias de última tecnología, con beneficios significativos para la salud pública.

Una patología en aumento

En Chile, las enfermedades cardiovasculares son una de las primeras causas de mortalidad. Específicamente, la tasa de mortalidad por bloqueo auriculoventricular de tercer grado, aumentó progresivamente en los últimos años y es más elevada en la población denominada como adulto mayor.

Adicional a esto el grupo de 75 años y más, es especialmente propenso a padecer trastornos de la conducción cardíaca y arritmias: patologías que se sitúan dentro de las primeras 20 causas de AVISA (años de vida ajustados por discapacidad).

Esto presenta un antecedente relevante, teniendo en cuenta la esperanza de vida de la población chilena y la concentración de esta en el sistema de salud pública. A esto se suma los múltiples esfuerzos realizados por el ministerio de salud para gestionar la necesidad de satisfacer las demandas de resolución a estas patologías.

A saber

+Un desfibrilador-resincronizador es un dispositivo que administra una descarga eléctrica al corazón a través de la pared torácica. Sus sensores integrados analizan el ritmo cardiaco del paciente durante unos 10 segundos, detectan el estado del paciente e indica si es necesario suministrar una descarga eléctrica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *